• Imprimir

Función ambiental

El bosque, aparte de su función productora, realiza de forma indirecta una serie de funciones y servicios interrelacionados entre sí, como son: la fijación de dióxido de carbono (CO2), la mejora de la calidad del aire, la regulación hídrica, la conservación de los suelos para evitar los procesos de erosión o la conservación de la biodiversidad.

Mediante la fijación de CO2 se consigue un amortecimiento del cambio climático: el CO2 atmosférico emitido por las diferentes actividades que el ser humano lleva a cabo contribuye al efecto invernadero y, por lo tanto, al calentamiento global. Así pues, mediante la fijación de carbono se consigue mitigar este aumento de temperatura. Se ha estimado que el carbono incorporado anualmente a la biomasa aérea por parte de los bosques de Cataluña es de 1.300.860 t.

El bosque actúa como pulmón de la Tierra, aparte de disminuir las concentraciones atmosféricas de CO2 mediante la fotosíntesis de las plantas, y también absorbe polvo y varias sustancias contaminantes que viajan suspendidas en el aire. El bosque es capaz de absorber entre 30 y 80 t ha-1any-1 de polvo ambiental. La proximidad de la vegetación forestal en núcleos urbanos favorece una mejor calidad del aire.

El bosque tiene un papel muy importante dentro del ciclo del agua porque le sirve de almacén: una parte importante del agua de lluvia se infiltra y se acumula en acuíferos y en la primera capa del suelo (estrato A), que es rico en humus y retiene mucha agua, que va liberando poco a poco. Aparte de la cantidad de agua escolada, el bosque también influye en la calidad de esta, ya que ejerce una función depuradora. 

La erosión es el proceso de desprendimiento y arrastre de partículas de suelo por el agua, el viento y la nieve. Implica un empobrecimiento del suelo, y en condiciones extremas podría llevar a la desertificación. La existencia de vegetación contribuye a reducir el riesgo de erosión: la existencia de una cubierta vegetal evita que el agua de lluvia se escurra con demasiada fuerza y destruya el suelo. Además, las raíces forman una red que contribuye a fijar el suelo. Se ha estimado que les pérddidas de sedimentos por erosión son del orden de 200 ± 90 Mg ha-1 año-1(3).

El bosque sirve de reservorio tanto de plantas como de animales. En el país hay una gran variedad de ecosistemas forestales: desde los ambientes eurosiberianos, localizados sobre todo en el Pirineo y en el Prepirineo (como los robledales y los hayedos), hasta los ambientes mediterráneos (como los encinares y los pinares de pino blanco). La preservación del bosque mediterráneo garantiza la pervivencia de este valioso patrimonio vegetal.